La Cuenca Salí-Dulce vincula naturalmente a una amplia zona geográfica. Involucra a las provincias de Salta, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero y Córdoba.

El agua transportada por la cuenca es utilizada para diferentes fines, pero principalmente es destinada para el consumo humano y el desarrollo de actividades agrícola-ganaderas. La utilización del recurso indica la importancia de las medidas que se articulen para su cuidado y preservación, lo que indirectamente irá en beneficio de aquellos factores biológicos que conforman el ambiente circundante.

El accionar que deteriore la calidad del agua puede generar un daño inconmensurable para la salud y el ambiente. Justamente, el Legislador a través de la sanción de la Ley Nº 24051 se propone establecer una sanción penal ante la agresión del bien jurídico protegido.

Las implicancias y efectos del encuadramiento penal de la conducta de los agentes contaminadores que se radican a lo largo y ancho de la cuenca, la complicidad de funcionarios públicos y la reacción de los movimientos sociales merecen un análisis detallado que en el marco del presente trabajo será abordado.

Descargar archivo