En Santiago del Estero, Salta, Chaco y Formosa se espera un importante crecimiento de la ganadería intensiva en los próximos años (duplicar el stock o más) mediante la aplicación de sistemas silvopastoriles.

En el Parque Chaqueño, la mayoría de los sistemas silvopastoriles resultan ser desmontes en etapas. Luego de la aplicación del rolo o la topadora son muy pocos los árboles que quedan en pie, lo que sumado a la implantación de pasturas implica la destrucción del futuro de ese bosque, el sotobosque.

Los aprovechamientos silvopastoriles para ganadería intensiva autorizados por algunas provincias (Santiago del Estero, Córdoba, Chaco, Salta) en bosques clasificados bajo la Categoría II (amarillo) son una clara violación a la Ley de Bosques.

La provincia del Chaco estableció nuevas restricciones a la ganadería intensiva,buscando que los pequeños y medianos productores puedan desarrollar la ganadería manteniendo los bosques nativos.

Descargar archivo