Numerosas organizaciones ambientalistas y sociales vienen trabajando desde hace tres años por la sanción de una ley de presupuestos mínimos para la conservación y uso sustentable de los humedales, ecosistemas que se encuentran en fuerte retroceso, que constituyen el hábitat de una gran biodiversidad y son esenciales para la supervivencia humana.

El pasado 30 de noviembre fue aprobado un proyecto de ley en ese sentido, proveniente de la Comisión de Ambiente del Senado, y que contaba con dictamen de mayoría. Este proyecto dispone estándares mínimos para la conservación, protección, restauración ecológica y uso racional y sostenible de los humedales a fin de preservar los servicios ecosistémicos que estos brindan. Prevé un ordenamiento territorial de los humedales a través de un proceso participativo y la realización de un inventario nacional de los mismos. Asimismo, establece que podrá realizarse en los humedales todo uso racional compatible que no afecte negativamente la provisión de servicios ecosistémicos a la sociedad y en particular, a los sectores más vulnerables que dependen de ellos. Prevé también, la realización de evaluación de impacto ambiental y evaluación ambiental estratégica respecto de obras de infraestructura y actividades humanas que pudieran afectar la integridad ecológica de los humedales, con especial consideración de los efectos acumulativos y/o sinérgicos.

Creemos que esta norma puede convertirse en una herramienta útil para la conservación y uso sustentable de los humedales, facilitando el inventario de los mismos y su ordenamiento territorial mediante un proceso participativo, y siempre bajo el paraguas de las previsiones de la Ley General Ambiental. Confiamos ahora que el proyecto será evaluado en tiempo y forma por Diputados.

Este proyecto supuso un amplio y extenso debate intersectorial que incluyó dos audiencias públicas. No obstante, en tablas muchos senadores sostuvieron no conocer su texto y en plena sesión efectuaron varias modificaciones al articulado. El proyecto fue votado en general por 53 votos a favor, 5 negativos y 5 abstenciones, pero los números cambiaron al momento de la votación en particular, sin respetar anteriores consensos e imponiendo texto sin que fuera previamente consensuado.

Los cambios introducidos por senadores en tablas implicaron algunos retrocesos en los niveles de protección originales. Ya no incluye una moratoria a las actividades sobre los humedales hasta tanto se efectuara el inventario nacional. Las categorías de conservación sobre las cuales efectuar el ordenamiento territorial de los humedales son muy amplias dejando al criterio de cada provincia cómo aplicarlas. También se extendió a tres años el plazo para desarrollar el inventario de Humedales. Por último, se excluyó explícitamente a los salares de altura, indicando que tendrán una regulación específica. Esto claramente responde a los intereses por la salvaguarda de proyectos de exploración y explotación de litio en esta clase de humedales. Este mineral ha sido declarado recurso estratégico por provincias como Catamarca, Salta y Jujuy.

foto: Natalia Mastroscello (2000)