La justicia rionegrina falló en favor del Área Natural Protegida Bahía de San Antonio. Esta área es un sitio de alto valor ambiental, pero también de gran fragilidad, y así fue reconocido y considerado por el Plan de Ordenamiento Territorial, Ambiental y Urbano aprobado por la Municipalidad de San Antonio Oeste en 2005. Sin embargo, la Municipalidad aprobó a fines de 2014 ​un ​nuevo Código de Ordenamiento Territorial (COT) ​que no contaba con consenso alguno y que reducía y/o eliminaba muchas de las restricciones oportunamente establecidas para la protección ambiental del área protegida. Así, dejaba vía libre al avance del negocio inmobiliario y de otras iniciativas dañinas en una zona de alto valor.

FARN expresó oportunamente su alerta ante la sanción de la regresiva ​Ordenanza, y una vez iniciada la acción legal se presentó como Amicus Curiae, en defensa del área natural proveyendo elementos de ​d​erecho que le permitiera​n​ al Tribunal arribar a una solución más justa e integral en el caso.

La decisión del Superior Tribunal de Justicia no hubiera sido posible sin el fundamental trabajo de muchos actores, entre ellos la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y la Fiscalía de Estado provincia​les​.

La presión del negocio inmobiliario en la zona habilita el camino ​par​a que ocurran estos intentos ​de ​re​trocesos en los niveles de protección ambiental alcanzados con tanto esfuerzo; una tendencia que advertimos a lo largo de todo el país. Afortunadamente, ​el Máximo Tribunal de Rio Negro ​puso las cosas en su lugar y ha salido en defensa de un sitio natural ​único​”, subraya Ana Di Pangracio, Directora Adjunta de FARN.