La coalición de organizaciones ambientalistas e instituciones veterinarias que desde hace un año colaboran para que el histórico Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires se transforme en una institución para la conservación y educación ambiental, manifiestan su profunda preocupación por la falta de avances concretos desde la sanción de la Ley 5752 sancionada en diciembre de 2016. No sólo en el plano local esta alerta toma lugar, sino que también uno de los periódicos más importantes del mundo, New York Times, hacen eco de esta grave situación.

Puntualmente, en el plan de transformación (Master Plan) se incluyen cambios desde el punto de vista paisajístico y/o arquitectónico, pero no se advierte como ejes rectores el bienestar animal y la conservación de la biodiversidad para la toma de decisiones estructurales presentes y futuras en el Ecoparque.

La falta de una visión integral del proyecto olvida, asimismo, algunos aspectos fundamentales para el buen funcionamiento del Ecoparque en lo inmediato y en el mediano plazo, lo cual podría generar más incertidumbre. Entre los más importantes se puede mencionar: programas de conservación prioritarios, el área asignada al manejo de animales en condiciones controladas, el área destinada a los futuros ingresos que provengan del rescate, entre otros.

Con el fin de definir estas cuestiones, creemos imprescindible que se avance en la constitución e instrumentación de un equipo asesor con conocimientos técnicos en la materia, instrumentándose los medios necesarios para que los consensos que allí se den tengan carácter vinculante, y así avanzar hacia la impostergable transformación del Jardín Zoológico en una institución donde se respeten los paradigmas mundiales de la conservación ex situ e in situ.