Washington DC. En el marco las reuniones anuales del Banco Mundial (BM), Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) participó del Foro de Sociedad Civil y, junto a las organizaciones Ambiente y Sociedad (Colombia), Fundación Heinrich Boell, Eurodad, Latindadd, Urgewald, Bread for the World, organizaron el panel “Los desafíos para el financiamiento de infraestructura en países en desarrollo a través de las Asociaciones Público Privadas: un foco en los contratos”.

En la sesión, Nancy Alexander, Directora del Programa de Gobernanza Económica y G20 de la Fundación Heinrich Boell, brindó un marco general sobre el rol que las Asociaciones Público-Privadas (PPP por sus siglas en inglés) están ocupando en el financiamiento de infraestructura a nivel global y regional, resaltando de modo crítico el consenso que se da en la esfera económica global respecto del mejor rendimiento de estos instrumentos.

Luego, Rui Monteiro especialista en PPP del Banco Mundial, presentó la opinión sobre el rol como Banco, explicando los distintos documentos guía que se realizan desde dicha institución para facilitar las mejores prácticas. A dicha presentación siguieron los aportes de David Cruz, de la organización Ambiente y Sociedad, quien explicó la situación de los casos de Brasil, Colombia y Perú; y de Pía Marchegiani, de FARN, quien analizó el nuevo marco legal sobre PPP de Argentina. Por último, Motoko Aizawa del Instituto Internacional de Desarrollo Sustentable (IISD), fue contundente al concluir con que analizar las guías propuestas por el banco no abordan suficientemente aspectos de transparencia y fiscales, y sugieren pasar por encima los marcos legales doméstico

Tras la presentación de los panelistas se desarrolló un acalorado debate en donde las distintas organizaciones de sociedad civil presentes le manifestaron al representante del BM distintas preocupaciones sobre el estado actual de las PPP, la falta de transparencia, su promoción como “mejor alternativa” para financiar infraestructura y sus riesgos fiscales, entre otros.

MANIFIESTO DE LA SOCIEDAD CIVIL

En este marco se lanzó una campaña que alerta sobre las consecuencias negativas que ha dejado PPP en todo el mundo. 151 organizaciones de 45 países que se encuentran detrás del manifiesto señalan que las PPP a menudo cuestan más en el largo plazo que los fondos públicos convencionales, exponen a los gobiernos a las finanzas riesgosas y puede tener un impacto desproporcionadamente negativo en mujeres y niños, socavando los derechos humanos, democráticos y ambientales.

“Estamos viendo una mayor promoción de las PPP por parte del Banco Mundial, el G20 y otros”, dijo María José Romero, responsable de política y defensa de Eurodad, la Red Europea de Deuda y Desarrollo. “Hasta hace relativamente poco tiempo, las PPP estaban confinadas en gran parte a las economías desarrolladas, pero ahora están siendo empujadas agresivamente a los países del sur global como respuesta a las deficiencias en el financiamiento del desarrollo”.

“Esta peligrosa tendencia significa que los países que ya son más vulnerables a la deuda y que más necesitan ayuda al desarrollo cargan con proyectos costosos, de alto riesgo, antidemocráticos e inexplicables”, dijo Romero. “Las PPP también fomentan la corrupción y la mala toma de decisiones porque los contratos a menudo se negocian en secreto y están cubiertos por la confidencialidad comercial”.

MANIFIESTO EN INGLÉS