Esta semana se llevó a cabo el segundo webinar “El clima en el G20” en el marco de un ciclo que FARN promueve para discutir y construir una idea integral sobre el marco en el que se desarrollan negociaciones entre los más importantes decisores de políticas y finanzas de los principales Estados.

La primera oradora, Gerrit Hansen de Germanwatch (Alemania), destacó la importancia del foro de G20 por la representatividad ya que significa dos tercios de la población mundial, alrededor del 85% del PBI mundial y aproximadamente 80% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Señaló que los países del G20 son esenciales para lograr los objetivos a largo plazo, dar señales poderosas al mercado y es un evento central para decisiones relacionadas a la inversión e infraestructura.

En este contexto subrayó, además, que abordar el cambio climático dentro de este foro puede:

  • Aumentar y/o mantener el impulso para la “Acción Climática” y contribuir al mainstreaming, integrándola en los debates económicos y financieros;
  • Desarrollar espacios de reflexión sobre la aplicación de cuestiones relacionadas con el clima y el intercambio de conocimientos;
  • Enviar señales potentes al sector privado y a los mercados para fomentar las inversiones ecológicas y resilientes al clima.
  • Iniciar actividades de investigación en agencias internacionales con mucho impacto como el Agencia Internacional de Energía, la OCDE, el Board de Estabilidad Financiera, etc.

A modo de conclusión marcó el desafío de Argentina en liderar este espacio con algunas referencias significativas en la presidencia alemana, tales como:

  • La decisión del presidente de Estados Unidos en salir del Acuerdo de París.
  • El Plan de Acción para el Clima y la Energía (CEAP en sus siglas en inglés) elaborado por el Grupo de Trabajo sobre Sustentabilidad.
  • El protagonismo sin precedentes del tema climático en el G20 .

Por su parte, Laura Rocha, de la organización “Periodistas por el Planeta” y periodista de Infobae, subrayó el rol fundamental que debe tener el periodismo en la cobertura y tratamiento de lo que sucede en G20. En esta línea señaló un doble desafío: por un lado encontrar la forma de explicar al público de qué se trata este espacio y por qué es importante que se incluya al clima como eje de discusión; y, por otro, también explicarle a los propios políticos y funcionarios (poco habituados a conversar con la prensa sobre estos temas) sobre la importancia de consensuar los avances en comunicados que deben ser presentado ante los medios.

También hizo referencia a la coyuntura en la que transita Argentina, un país que ha asumido distintos compromisos ambientales que afectan a la actividad económica, por lo que marcó la necesidad de que el cambio climático sea un eje transversal a las discusiones de todos los grupos que conforman este foro internacional. Laura concluyó con que toda inversión las discusiones económicas no sean meros acuerdos de inversión de capital sin involucrar la variable ambiental en esas conversaciones. En este espacio los periodistas deben encontrar sinergias para que la cobertura de especialistas en política internacional o economía también incorporen aspectos ambientales.

Por último, Enrique Maurtua Konstantinidis, director de cambio climático de FARN, subrayó que el 2018 será un año muy importante para el clima ya que todos los países del mundo deberán revisar el estado de situación global y reforzar sus compromisos nacionales. Si bien hasta el 1 de diciembre no se conocerá el detalle de la agenda del G20 en 2018, el gobierno argentino ya ha adelantado públicamente que sus ejes prioritarios irán por la reducción de la pobreza, la educación y la generación de empleo. Y en cuanto a la agenda climática, estará más enfocada a la adaptación separándose de la agenda energética. 

De esta manera, el G20 deja un mensaje político global de desacuerdo con la decisión de los Estados Unidos y un futuro incierto para el multilateralismo mundial. Está claro que este panorama presenta múltiples desafíos, pero cada vez más y con más fuerza se entiende que el cambio climático no puede ser ignorado en ninguna esfera política. Entre los desafíos más importantes estarán en la discusión entorno a subsidios a los combustibles fósiles, energías renovables y eficiencia energética, que forman parte del Plan de Acción impulsado en Hamburgo.

Su reflexión final fue que en 2018, “el G20 será un evento sumamente importante y la atención estará puesta en nuestro país, en su economía y en cómo prevé el desarrollo para el futuro. Esperemos que sea uno sustentable”.

Video WEBI 2