Buenos Aires, 10 de noviembre de 2017. Hace un año se llevó a cabo una audiencia pública convocada por la Corte Suprema con el objeto de recibir información sobre el plan de saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo. Entendió que el fallo estaba altamente incumplido, por lo que le requirió a la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) presentar informe con un calendario de acciones por objetivos. La autoridad responsable presentó dicho calendario entre los meses de febrero y marzo y en el día de ayer la Corte se pronunció sobre el documento presentado con duras críticas acerca de la calidad de su contenido.

Por un lado, expresa que el contenido del calendario “es insuficiente” y que las acciones por objetivos carecen de referencias, lo que tilda de “inentendible. Ello se traduce a que el ACUMAR deberá presentar un nuevo informe con las correcciones señaladas, debiendo utilizar la terminología que se venía usando antes para las líneas de cumplimiento. 

Más grave aún es que el documento presentado vuelve a omitir información ya requerida en la audiencia por el Tribunal. Más precisamente en relación a: la presencia de basurales a cielo abierto y la gestión integral de residuos sólidos; obras para expandir la red de agua potable y cloacas; conocer la cantidad y distribución geográfica de las personas que sufren alguna enfermedad vinculada con la contaminación y cuántas de ellas están en seguimiento; el cumplimiento del Convenio Marco del Programa de Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios celebrado en el mes de septiembre de 2010;  la liberación del camino de sirga a la altura de las villas 21-24 y 26, y el estado del proceso de relocalización de los habitantes de Villa Inflamable.

El dictamen concluyó con que ACUMAR debe presentar el informe en 30 días para evitar le consigne una multa a su actual presidenta, Dorina Bonetti.