La semana pasada fueron numerosas las repercusiones y expresiones de preocupación y repudio por la denegación de forma unilateral por parte del gobierno argentino de acreditaciones a sociedad civil para participar en la 11va Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a realizarse del 10 al 13 de diciembre de 2017 en Buenos Aires.

Desde FARN miramos con preocupación la denegación de acceso a 60 miembros de sociedad civil por parte del gobierno argentino que ya habían sido autorizados por la OMC a participar, dado que ello atenta contra la posibilidad de debatir pluralmente los temas que propone la agenda de este organismo.

De igual forma, creemos que la explicación dada por el gobierno para denegar el permiso a brindar tales acreditaciones a los representantes de las OSC (basado en una investigación de las redes sociales de dichas organizaciones) resulta altamente cuestionable e incluso vulnera las garantías que el propio Estado se ha comprometido a respetar en convenios internacionales.

Estos hechos, resultan de suma gravedad y esperamos que el gobierno revise esta decisión y se comprometa a no limitar el espacio de participación de sociedad civil en futuros encuentros internacionales como las reuniones del G-20, en el que se debatirán aspectos de trascendencia e interés de la sociedad global.