polopetroquimicodocksud

Los vecinos de Villa Inflamable, uno de los barrios con mayores riesgos para la salud por el estado del ambiente, postergado por parte de las autoridades en el cumplimiento del fallo “Mendoza”, permanecen al desamparo de las necesidades empresariales. Las industrias de alta complejidad ambiental ubicadas en la zona no tienen ningún control de parte de las autoridades y de esa forma son libres de poner en peligro a sus vecinos.

A partir de la denuncia por parte de vecinos de Villa Inflamable y la organización ACIJ que trabaja con ellos, FARN realizó una presentación ante el juez de la ejecución de la causa citada. Ocurre que una empresa transportaba azufre en contenedores descubiertos a metros de las viviendas, material que así se expone a la respiración de los habitantes.

Depositaron esos contenedores, sin ninguna prevención ambiental en la calle, quedando expuesto el azufre al viento cerca de las viviendas. Inmediatamente el juez de la causa ordenó la apertura de una causa penal y una inspección de funcionarios del juzgado en la zona. Lamentablemente la inspección fue suspendida por el mismo juez, y la empresa ganó el tiempo necesario para eliminar las pruebas de su accionar delictivo. El material volátil que transportaban provenía de una embarcación que estaba en el puerto y en varias oportunidades hizo el mismo recorrido, desde el fin de semana hasta el día de 8/11/17 sin que autoridad alguna lo controlara, a pesar de que en esa misma calle hay un puesto de prefectura.

Desde la denuncia realizada la empresa abandonó esta práctica, logrando así la activación de los vecinos una prevención para su salud. Ahora es de suma importancia que los responsables sean sancionados de manera que no se repitan estas peligrosas situaciones.

Aguardamos que el juez llame a declarar a los vecinos en la causa penal abierta y a partir de sus testimonios se identifique a los responsables. Cabe aclarar que esta situación se da en el Polo Petroquímico Dock Sud, uno de los puntos clave en la contaminación del Riachuelo. Desde 2008 este tipo de empresas tienen la obligación de abandonar esas locaciones e instalarse en zonas que no impliquen los graves impactos que provocan en el ambiente.