En el marco del financiamiento de proyectos el BM cuenta con políticas de salvaguardias sociales y ambientales a través de las cuales se busca resguardar la sostenibilidad de los proyectos desarrollados, de tal modo que no perjudiquen a las personas o al ambiente. Dichas políticas se encuentran en proceso de revisión desde el año 2012.

FARN ha participado de este proceso junto con otras organizaciones de la región. En ese marco se firmaron distintas cartas dirigidas a las autoridades del Banco Mundial aportando observaciones y críticas al tanto al funcionamiento del proceso como al contenido de la nueva política de salvaguardias del Banco.

Por su parte, FARN adhirió a la carta presentada por las ONGs de la región en julio de 2014 que da cuenta de la preocupación por el retroceso que implica en nuevo borrador de salvaguardias.