Comunicados

Nuestra posición | Noticias | Gacetillas
18
Dic

El documento aprobado en la COP20 contiene puntuales avances pero posterga definiciones claves para París 2015

Air pollution

El punto más conflictivo, y que terminó dilatando la discusión, se focalizó en el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas en la emisión de gases de efecto invernadero: los países en desarrollo reclamaron (como vienen haciendo desde hace varios años) un mayor compromiso y ayuda financiera por parte de aquellos que históricamente han contribuido para llegar a la situación actual. El texto aprobado con respecto a las Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (INDCs por sus siglas en inglés) refleja ese conflicto. Estas contribuciones –de carácter voluntario – serán los cimientos del acuerdo a negociar en la próxima COP en Paris, pero no se establecieron compromisos concretos.

Otro aspecto trascendente que se volcó en el documento final de la Cumbre de Lima es la importancia de la adaptación en la lucha contra el Cambio Climático, que implica un mayor compromiso por parte de todos los países en la elaboración de los Planes Nacionales de Adaptación (NAPs por su sigla en inglés). Estos planes deben ser presentados durante el año 2015, y se tendrán en cuenta para posible financiamiento internacional que permita llevarlos adelante.

Asimismo, se conformó el Fondo Verde para el Clima, que alcanzó la cifra de u$s 10 mil millones. Sin embargo ese monto todavía parece insuficiente si se tiene en cuenta el objetivo planteado de alcanzar u$s 100 mil millones anuales a partir del año 2020, y de esa manera contar con financiamiento para la adaptación de los países que más sufren las consecuencias del Cambio Climático.

Para Daniel Ryan (Director de Investigación de FARN), que participó de la Cumbre en Lima, “la COP 20 en Lima representó un pequeño “empujón” hacia adelante en el camino para llegar a un acuerdo global para enfrentar el cambio climático, pero no logró sortear las dificultades y obstáculos estructurales que afectan a esta negociación internacional desde hace más de 2 décadas. Claramente hay un vacío que no se ha podido salvar entre los mensajes de la comunidad científica, que alertan sobre las consecuencias peligrosas de un aumento de la temperatura promedio de la tierra superior a 2º, y la capacidad de nuestros sistemas políticos y económicos de alcanzar acuerdos que eviten esa trayectoria.”

En relación al rol del gobierno argentino, Ryan manifestó:  “en Lima, el gobierno argentino hizo una férrea defensa del principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, por el cual les corresponde a los países desarrollados asumir los mayores compromisos en combatir el cambio climático.  La lógica y la justicia de este principio son claras.  Sin embargo, este principio también habla de responsabilidades comunes, y en este sentido el Estado argentino tiene una enorme responsabilidad climática con sus ciudadanos. La falta de implementación de la leyes de protección de los glaciares y de bosques nativos, las consecuencias de las inundaciones en provincia de Buenos Aires y en la ciudad de La Plata son pruebas concretas de todo lo que falta por hacer en nuestro país en materia de mitigación y adaptación al cambio climático.”

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Estas donando a: FARN

¿Qué monto te gustaría donar?
$10 $20 $30
¿Quisieras hacer regular tus donaciones? Quisiera donación(es)
How many times would you like this to recur? (including this payment) *
Nombre*
Apellido*
Email *
Teléfono
Domicilio
Nota adicional
paypalstripe
Loading...