Una crisis que acelera el cambio de rumbo