Proyectos

Caso Represas en el Río Santa Cruz

El complejo Kirchner–Cepernic, ex Cóndor Cliff–La Barrancosa, es un emprendimiento para el aprovechamiento hidroeléctrico del río Santa Cruz, en la provincia homónima. Su construcción podría constituir un potencial riesgo a la preservación de los glaciares en la cuenca del Lago Argentino, justificando la adopción de medidas pertinentes para su preservación conforme lo prevé la Ley de presupuestos mínimo de glaciares N° 26.639.

Si bien el complejo no se encuentra emplazado en una zona glacial o periglacial podría afectar el ciclo natural de los glaciares al modificarse los valles de inundación y niveles del lago generando inundaciones en áreas prioritarias e irremplazables para la biodiversidad, afectando a peces migradores, contribuyendo a la extinción de una especie endémica como el Macá Tobiano (declarado Monumento Natural Provincial) y sepultando bajo el agua el enorme valor cultural del patrimonio arqueológico de la Patagonia.

Desde el convenio firmado en julio de 2007 por el Gobierno Nacional y la provincia de Santa Cruz para ejecutar la entonces llamada obra “Cóndor Cliff” y “La Barrancosa, el proceso de adjudicación se caracterizó por distintas idas y vueltas. 

Luego de varios años de tramitación, y finalizado el proceso de la tercera licitación, el ex Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, con fecha 20 de Agosto de 2013, emitió la Resolución N° 760 por la que adjudicó la contratación de la obra a la Unión Transitoria de Empresas (UTE) integrada por Electroingeniería S.A- China Gezhouba Group Company Limited- Hidrocuyo S.A, empresas cuestionadas a nivel nacional como internacional.

Sin embargo, este proceso se vio suspendido a raíz de la causa “Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas de la Patagonia c/ Santa Cruz, provincia de y otro s/ amparo ambiental”, en donde la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con fecha 21 de diciembre de 2016, ha dictado una medida cautelar que suspendía las obras de las represas hasta tanto se lleve a cabo “el proceso de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) y Audiencia Pública previsto en la Ley de Impacto Ambiental de Obras Hidráulicas N° 23.879, o hasta el momento en que dicte la sentencia definitiva, lo que suceda en primer término”.

En línea con ello, los días 20 y 21 de Julio del 2017, se realizó la Audiencia Pública en el ámbito del Congreso de la Nación, en la cual ONGs han alertado sobre las profundas deficiencias y omisiones técnicas e informativas de la EIA presentada por Emprendimientos Energéticos Binacionales S.A. (EBISA), sociedad anónima de capital estatal absorbida por ENARSA por medio del Decreto N°882/2017, actualmente denominadas INTEGRACIÓN ENERGÉTICA ARGENTINA S.A (IEASA).

EBISA carecía de independencia e idoneidad necesaria para este tipo de estudios de alta complejidad debido a que, su ex Presidente, el Ing. Jorge Marcolini era, al mismo tiempo, funcionario del Ministerio que debía evaluarlo. Además de que la empresa no encontraba habilitada para realizar el análisis de los riesgos ambientales de la obra debido a que no estaba inscripta en el Registro de Consultores de Impacto Ambiental del Ministerio de Ambiente (inscripción con fecha 04 de Julio de 2017) al momento de publicar el Estudio de Impacto Ambiental.

Hay que agregar que, entre varias inconsistencias técnicas que presenta el EIA aprobado, no se ha incluido como parte de la obra a la línea de alta tensión siendo indispensable para la funcionalidad de la obra ya que vincula la energía producida con el Sistema Interconectado Nacional, la cual no se había previsto en el proyecto licitatorio generando una alteración en el paisaje de las rutas escénicas. Asimismo, vale recordar que la aprobación se dio de manera apresurada imposibilitando que organismos técnicos como el Instituto Argentino de Nivología y Glaciología (IANIGLA) y el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) tuvieron tiempo suficiente para efectuar un análisis de los impactos ambientales.

Asimismo, el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA) ha realizado un análisis del estudio de impacto ambiental en donde sugiere que existen inconsistencias y omisiones en la información en lo que respecta a los glaciares de la cuenca del Río Santa Cruz, considerando que realizarse un estudio específico.

Links de interés

Comunicado: “Audiencia pública sobre represas en Santa Cruz”

Comunicado: “El mundo le pide a Macri frenar las represas sobre el Río Santa Cruz”

Revista Pulso Ambiental N°5: Más allá de las represas