El presupuesto nacional proyectado contempla apenas $25 por año para proteger una hectárea de bosque nativo