La Tierra podría ser un planeta radicalmente distinto en el año 2500 por el cambio climático