Las contradicciones ambientales del discurso de Fernández