Las petroleras pagan noventa pesos cada mil litros de agua que sacan del río Neuquén