Cerdos para China: más preguntas que certezas